fbpx

La Torguita y el Mar
La Misión
Autor – Ernesto Guerra

Pequeña Tortuga, Zabib y Madre estaban muy contentos viviendo en el Arrecife de Coral. Todo les era proveído de forma fácil, divertida y en perfecto equilibrio para todos, hasta que un día llegó una embarcación que se instaló justo arriba de ellos. Al principio pensaron que se trataba de otro bote con buzos que venía a observarlos; sin embargo, en esta ocasión se trataba de un barco más grande.

Para cuando Madre gritó ¡CUIDADO! fue demasiado tarde, ya que Zabib cayó preso en una red que logro romper con su boca, pero no lo suficiente para escapar. Pequeña Tortuga y Madre se ocultaron en una cueva sin poder hacer nada.

Ese fue el último día que vieron a Zabib. Madre y Tortuguita quedaron desconsolados y se pusieron a llorar juntas.

  • ¿Porqué hicieron eso?.- Preguntó Tortuguita.
  • No sé.
  • Zabib era un delfín bueno, el no se merecía ser capturado.
  • No sé.
  • Zabib me platicó que tu fuiste humana en la otra vida, ¿es cierto?
  • Cierto pequeña.
  • ¿Y qué aprendiste siendo humana?
  • Aprendí varias cosas que me encantaron, la primera fue la Regla de Oro. ¿La conoces?
  • Si es de beneficio para mi y es de beneficio para todos mis hermanos, entonces es de beneficio para DIOS (MADRE)”
  • Correcto Pequeña, esa es la regla de oro.
  • ¿Y que pasa cuando no usan la regla de oro?
  • Cuando no ven por el beneficio de todos, comienza ha haber un desequilibrio que termina en conflicto, enfermedad y muerte.
  • ¿Qué mas aprendiste?
  • Algo que me encantó de ser humano es su capacidad de reír.
  • ¿Reír?
  • Si, ellos ríen muchísimo cuando son niños y conforme van creciendo dejan de hacerlo.
  • ¿Y para que sirve reír?
  • Reír sirve para muchas cosas, pero principalmente para estar presentes y cuando están presentes no existe ningún conflicto, ninguna enfermedad, ninguna ilusión.
  • Se oye divertido, ¡Como me gustaría ser humano para poder experimentar eso!
  • Tal vez DIOS MADRE pueda convertirte también a ti en un humano para que puedas experimentar la risa y otras cosas que nosotros no podemos experimentar.
  • ¿Cómo qué cosas?
  • El sufrimiento por ejemplo.
  • ¿Lo que pasó y lo que podría pasar?
  • Correcto, eso mismo.
  • Yo quiero convertirme en un humano para poder ayudar.
  • Fantástico Tortuguita pero antes es necesario que aprendas a deshacer al falso yo.
  • ¿El Falso Yo?
  • A mi me gusta aprender en la práctica, así que en lugar de seguir platicando, mejor partamos a una MISIÓN para que conozcas al Falso Yo y otras cosas más, ¿qué dices?
  • Me parece maravilloso, ¿Cuándo iniciamos?
  • Mañana nos iremos del Arrecife para buscar la Corriente Marítima que nos llevará a un lugar donde realizaremos LA MISIÓN.
  • ¡Maravilloso, estoy Super Emocionada!
  • Muy bien, pues aprovecha hoy para despedirte de tus amigos del Arrecife.

Pequeña tortuga fue nadando a toda velocidad a buscar a sus amigos y al primero que encontró fue al Pez Payaso con quien tuvo la oportunidad de JUGAR mientras Madre tomaba un tratamiento de Belleza en el SPA Marino del Arrecife.

Al día siguiente muy temprano, Madre fue a buscar a Pequeña Tortuga para iniciar el viaje.

 

  • ¿Lista?
  • Si, ya estoy lista.
  • Muy bien, aprovecharemos de nuevo la corriente marítima, así que te voy a pedir que vayas hacia adentro y la encuentres tu misma.
  • Ok, ¿qué debo de hacer?
  • Solo aquiétate.
  • ¿Cómo?
  • Cierra tus ojos, relájate y mantente gentilmente alerta.- Pequeña tortuga cerró sus ojos mientras Madre continuó guiándola.
  • No hay nada que hacer, no hay ningún lugar a donde ir, Solo Descansa como es Ahora.- Después de varios minutos Pequeña Tortuga dijo:
  • ¡Es por allá!
  • Te sigo.
  • ¡Mira, ahí esta la corriente marítima!
  • ¡MUY BIEN PEQUEÑA, LO HAZ LOGRADO!.
  • GRACIAS POR ENSEÑARME 🙂

Lo que siguió después, fue un viaje de varios días por la Corriente Marítima en los que Madre le enseñó a Tortuguita una lección muy importante que debía aprender.

  • Muy bien Pequeña, aprovechando que la Corriente nos lleva voy a compartirte una bello cuento que aprendí en la tierra.
  • Maravilloso, soy todo oídos.

Este era una vez un escultor de madera que era reconocido como el mejor tallador de figuras del mundo.  Cada vez que alguien estaba frente a alguna de sus obras la gente decía cosas tales como:

“WOW, ESTO ES UNA OBRA DE DIOS”
“ES COMO SI UN ÁNGEL HUBIERA BAJADO DEL CIELO A TALLAR LA MADERA”

Un día un reportero fue a entrevistar al escultor y comenzó preguntándole:

  • ¿Cuál es tu secreto para hacer estas obras tan maravillosas?
  • ¿Mi secreto?, No hay ningún secreto.
  • Debe haber un secreto puesto tus obras han sido puestas en los mejores museos y millones de personas siguen diciendo que TUS OBRAS SON HECHAS POR EL MISMO DIOS.
  • AHH!!!, EN ESE CASO SI HAY UN SECRETO.
  • ¿Cuál?
  • El Secreto es Vaciarme.
  • ¿Vaciarte?
  • Si Vaciarme.
  • ¿Vaciarte de qué?
  • De los muchos miedos que tengo antes de comenzar una obra.
  • ¿Miedos?, ¿Cómo cuales?
  • Antes de iniciar una escultura estoy pensando en si a los críticos les va a gustar mi nueva obra. También tengo miedo a que mis fans no le den like en mis redes sociales. Otro miedo que tengo es a no elegir correctamente el tronco del árbol, o si se va a quebrar a la mitad, o si se me va a quedar desproporcionada, en fin, MILES DE VOCES ME ATACAN Y ES AHÍ CUANDO ELIJO VACIARME EN LUGAR DE SEGUIR HACIENDO HISTORIAS EN MI CABEZA.
  • ¿Cómo te vacías?
  • Corriendo, Nadando y Andando en Bici. Aparte de Escultor, participo en el Torneo Iron Man desde hace 15 años así es que entreno todos los días.
  • Para los que no conocen el Iron Man ¿puedes platicarnos en que consiste ese torneo?
  • Claro, la prueba Iron Man consiste en nadar 3.8 km, después rodar 180 km en bici, y por último, correr un maratón 42 km.
  • ¡IMPRESIONANTE!
  • Lo impresionante es lo vacío que quedamos todos los participantes después de realizar el recorrido. Es como si volviera a nacer. Es una sensación de VOLVER A SER UNO CON DIOS. 
  • Entonces ¿tu haces las esculturas después de hacer ejercicio?
  • No siempre. Yo antes hacía las esculturas con todas esas voces en mi cabeza, el resultado… esculturas chuecas, rotas, deformes, en fin, pura basura. La magia comenzó a suceder cuando comencé a hacerme a un lado.
  • ¿Hacerte a un lado?, ¿A que te refieres?
  • Hacerme a un lado comienza con la decisión de sacar el estrés de mi sistema nervioso por medio del ejercicio. Ya que…

«UN SISTEMA NERVIOSO SIN ESTRÉS,
NO PUEDE TENER PENSAMIENTOS»

  • ¿Y luego que haces?
  • Lo que sigue es decir mis oraciones que comienzan con:

Estoy aquí únicamente para ser útil,
Estoy aqu
í en representación de Aquel que me envió.
No tengo que preocuparme por lo que debo decir
ni por lo que debo hacer,
pues Aquel que me envi
ó me guiará.
Me siento satisfecho de estar dondequiera que
Él desee,
porque s
é que Él estará allí conmigo.
Sanar
é a medida que le permita enseñarme a sanar

Por último digo:

“A partir de este Instante, yo me hago a un lado y permito que El Espíritu Santo guíe mis pensamientos, palabras y acciones”

  •  Y ahí termina el cuento Pequeña. ¿De qué te das cuenta?
  • WOW!!!. Antes que nada GRACIAS POR EL CUENTO, ME HA ENCANTADO!!! De lo que me di cuenta es que el Falso Yo es el Miedo, ¿correcto?
  • EXACTAMENTE, ESO MISMO ES EL FALSO YO.
  • De que las voces de la cabeza desaparecen con el ejercicio.
  • Ahooo!!!
  • Y de que la oración es el vehículo de los Milagros.
  • Ahooooooooooooo!!!

Mientras platicaban, Madre se dio cuenta de que ya estaban llegando a su destino así que le pidió a Tortuguita que se saliera de la corriente diciéndole:

¡TE PRESENTO AL ABISMO!

  • ¿Y ahora que hacemos?.- Preguntó Tortuguita.
  • LO QUE SIGUE AHORA ES ENFRENTARNOS AL MIEDO Y APRENDER A TOMAR DISTANCIA DE TODAS LAS VOCES QUE COMENZARÁN A APARECER EN NUESTRA CABEZA.
  • Ahora comprendo a lo que te referías con aprender en la práctica 🙂
  • Si, este lugar es ideal para enfrentar al falso y, como ya hicimos ejercicio nadando en la Corriente Marítima, hora lo que resta solo es hacer oración.
  • Correcto, como el cuento del Escultor.
  • ¡EXACTO!, necesitamos HACERNOS A UN LADO CON EL PODER DE LA ORACIÓN.
  • ¿Qué oración me sugieres decir?
  • Una de mis favoritas es:

“Gracias Espíritu Santo porque siempre estás conmigo”

  • Me encanta!!!, El Espíritu Santo es como MADRE
  • ¡EXACTO TORTUGUITA!
  • Ahoo!!!
  • ¿Qué otra oración me sugieres?

“Dios me Ama y siempre está conmigo”

En eso Tortuguita y Madre comenzaron a Vaciarse con el Poder de la Oración hasta que las dos se sintieron listas para bajar por el abismo.

  • ¿Lista?
  • Lista.
  • Un último consejo antes de bajar, NO HAGAS CASO A NADA DE LO QUE PERCIBAS CON LOS 5 SENTIDOS, RECUERDA QUE…

Todo lo que percibes con los 5 Sentidos es Temporal y Cambiante y por lo tanto es Falso«

  • Comprendo contestó pequeña Tortuguita.
  • Solo lo eterno e inmutable es REAL y la oración nos ayudará a mantener toda nuestra atención adentro en nuestro Espíritu (LO REAL) en lugar de afuera (LO FALSO).
  • Entiendo
  • Bajemos entonces.

Lo que pasó después fue algo maravilloso y espeluznante al mismo tiempo pues, conforme iban bajando, no solo les empezó a molestar la presión del agua en sus oídos sino que, a Pequeña Tortuga le empezó a dar miedo al ver criaturas monstruosas que jamás había visto antes.

  • ¿Cómo vas pequeña?
  • Estoy comenzando a sentir miedo.
  • Ve hacia adentro y repite las oraciones.
  • Gracias por recordármelo.- En eso Pequeña Tortuga dejó de nadar y cerró sus ojos mientras repetía las oraciones que Madre le había enseñado.
  • ¿Y ahora como te sientes?
  • Mucho Mejor.
  • Sigamos bajando entonces pero recuerda:

«ORAD SIN CESAR», ¡Ahí está el Secreto!

  • Ok, así lo haré.

Lo que pasó después fue algo increíble, YA QUE EL MIEDO DESAPARECIÓ POR COMPLETO Y las dos llegaron al fondo del abismo con una sensación de paz indescriptible. En eso, de la nada apareció un CALAMAR GIGANTE CON LUZ PROPIA!!!

El Calamar los observó gentilmente y después de unos minutos preguntó:

  • ¿Cuál es el motivo de su visita?
  • Mi amiga quiere ayudar a los humanos.- Respondió Madre.
  • Con que quieres ayudarlos Pequeña.
  • Así es. Ese es el deseo más grande de mi corazón.
  • Como ya haz de saber,  MADRE siempre complace a sus hijos que tienen bien claro cual es el deseo más grande de su corazón, solo que en tu caso, Dios necesita de tu servicio de otra manera.
  • ¿Cómo puedo ayudar a la humanidad entonces?
  • MADRE ha decidido darte un talento único. Tu tendrás la capacidad de hablar con los humanos.
  • ¿En serio?.
  • Esa será tu talento, ¿Lo aceptas?
  • Claro que lo acepto…

En eso, el Calamar posó uno de sus tentáculos en la cabeza de pequeña tortuga y le puso un sombrerito.

Este sombrero te dará la capacidad de hablar con los humanos, solo recuerda…

El habla es un recurso del miedo,

a menos que se use para bendecir

Comprendo, solo lo usaré solo para BIEN-DECIR

Ahoooooooooooo!!!