fbpx

La Torguita y el Mar

NO HAY QUE SUFRIR PARA APRENDER

Autor – Ernesto Guerra

Nota: Acompaña tu lectura con música, DA CLICK AQUÍ PARA ESCUCHAR UNA CANCIÓN INSPIRACIONAL

Tortuguita y Madre (la Tortuga sabia de 250 años) continuaron platicando largo y tendido mientras la corriente marítima las dirigía, DIOSCIDENTEMENTE hasta Hawaii!!!

Ya en Hawaii, Zabib se acercó a Tortuguita y le dijo:

  • Disculpen que las interrumpa pero ya es hora de salirnos de la corriente. Hemos llegado a nuestro destino.
  • ¿Ya llegamos a Hawaii?.- preguntó pequeña tortuga.
  • Así es, y si gusta tu amiga puede acompañarnos.
  • ¿Qué dices Madre?, ¿Vienes con nosotros?
  • Claro!!!, Como te dije hace rato, yo voy hacia donde el Instante Santo me dirige 🙂
  • ¿El Instante Santo?, ¿Qué es eso?.- preguntó Zabib.
  • Es una larga historia.
  • Ok, luego me cuentan.

Fue en ese momento cuando los 3 salieron de la corriente para adentrarse en un arrecife de coral indescriptiblemente hermoso. Peces de todos los colores y formas, plantas y algas marinas, corales, crustáceos, pulpos, mantarrayas, peces exuberantes, camarones, cangrejos, en fin, un universo lleno de vida.

Tortuguita estaba tan emocionada al ver tanta belleza, que de sus ojos salieron unas lágrimas:

  • ¿Hermoso no es así?.- preguntó Madre.
  • Es más que eso, ¡ESTO ES INDESCRIPTIBLE!
  • Y lo que falta.- dijo Zabib mientras señalaba a otro lugar.
  • Madre y Tortuguita lo siguieron mientras Zabib decía:

Les presento al

Arrecife de Coral

  • ¿Qué es eso?.- Preguntó pequeña tortuga mientras señalaba a un objeto extraño entre los arrecifes:

  • Es un barco.
  • ¿Un barco?
  • Si, lo usan los humanos para transportarse por el mar.
  • Ohh!!! Si me han platicado de los humanos, ¿tu conoces a alguno?
  • No, a mi me dan mucho miedo.- respondió Zabib.
  • ¿Y tu?.- preguntó tortuguita a Madre.
  • Si, los conozco bien.
  • ¿Y tu que opinas de los humanos?
  • Son seres de otra galaxia, por algo les decimos Aliens :), y en mi experiencia te puedo decir que son muy similares a nosotros, seres en constante aprendizaje y en constante evolución.
  • Luego habrá tiempo de platicar, ahora es tiempo de resguardarnos, alimentarnos y descansar.
  • Fantástico dijo Madre quien se notaba cansada después del largo viaje.
  • Pequeña tortuga no daba cabida a su asombro mientras observaba su nuevo hogar:
  • Pequeña Tortuga, Zabib y Madre se dirigieron hacia un barco hundido ubicado justo en medio del arrecife en donde estaban buceando unos humanos.
  • ¿Es seguro aquí?
  • Si, de hecho esos humanos se dedican a protegernos.
  • ¿En serio?
  • Si, estos humanos son extraordinarios.
  • MEJOR IMPOSIBLE, ¡QUÉ MARAVILLA!

Ya instalados en el barco los 3 pudieron comer  y descansar.

Al día siguiente, los 3 continuaron la plática:

  • Zabib, ¿tu crees en el sufrimiento?.- preguntó Madre.
  • ¿Sufrique?
  • ¿Qué es eso?
  • Jeje, lo suponía, ¿y tu pequeña tortuga?, ¿crees en el sufrimiento?
  • Tampoco se que es eso.
  • En eso Madre le muerde una de sus aletas a pequeña tortuga mientras ella echa un grito:
  • AYYY ME DUELE!!!
  • ¿Sientes dolor verdad?
  • Si y mucho, en eso pequeña tortuga comienza a llorar.
  • Zabib y Madre se quedaron observando sin decir nada.
  • Después de unos minutos pequeña tortuga dejó de llorar y se le olvidó que le habían mordido, así que se fue a jugar con sus nuevos amigos del arrecife.

“El dolor es inevitable,
el sufrimiento es opcional”

Dijo Madre a Zabib mientras observaban a Tortuguita alejarse.

  • ¿Y que causa el sufrimiento entonces?
  • El sufrimiento lo causa el estar pensando en lo que pasó y en lo que podría pasar.
  • ¿Pensar?, ¿qué es eso?
  • Pensar es algo que  solo hacen los humanos, y si gustas te puedo ayudar para que experimentes por un rato lo que significa pensar.
  • Acepto, ¿qué debo de hacer?
  • Solo observa fijamente mis ojos y…

DATE PERMISO

Lo que pasó después fue como un sueño para Zabib ya que, aunque tenía los ojos abiertos, Madre comenzó a compartirle telepáticamente todo lo que ella había experimentado SIENDO UNA HUMANA.

Zabib siguió EXPERIMENTANDO EN CARNE PROPIA lo que Madre había aprendido cuando ella era una humana. Pareciera como si el tiempo se hubiera detenido puesto que Zabib quedó inmovil por varias horas hasta que Madre gentilmente comenzó a pedirle a Zabib que regresara.

  • ¿Cómo estás?
  • Impactado.- respondió Zabib.
  • ¿Impactado de que?
  • Impactado primero que nada, de saber que tu antes eras una humana. ¿Cómo le hiciste?
  • Solo le pedí a MADRE que me concediera ese deseo.
  • ¿Así nomás?
  • Si, MADRE siempre nos da todo lo que deseamos desde el corazón y hace tiempo, mi más grande anhelo era poder comprender a los humanos, así que le pedí a MADRE que me diera la oportunidad de reencarnar en un humano y VOILA!!! Mi deseo se concedió.
  • WOW!!!
  • Y, ¿de que te diste cuenta con este ejercicio que acabamos de hacer?.- preguntó Madre a Zabib.
  • Para empezar, ahora entiendo porqué los animales solo experimentamos dolor y los humanos, aparte del dolor, también experimentan sufrimiento.
  • ¿Porqué?
  • Porque ellos piensan en lo que pasó y en lo que podría pasar.
  • EXACTO!!!
  • También, ahora comprendo porque los humanos siguen necesitando del sufrimiento para aprender.
  • ¿Por qué?
  • Porque ellos siguen creyendo eso.
  • ORALE!!!, por favor explícame mas.
  • Si, cuando estuve en sus zapatos me di cuenta de que ellos creen en muchas cosas, y una de ellas, es la creencia de que el sufrimiento es real. Es por ello que siguen perpetuando eso, al creer que es necesario sufrir y autocastigarse  para poder despertar.
  • WOW!!!, por favor continua…
  • También me di cuenta de que NO ES NECESARIO SUFRIR PARA APRENDER. Nosotros como animales aprendemos todos los días de las experiencias que tenemos pero, a diferencia de los humanos, nosotros no sufrimos, porque para nosotros TODO LO QUE NOS PASA ES NEUTRO. En cambio los humanos están constantemente etiquetando todo lo que les pasa como bueno o malo. Por eso ellos sufren y nosotros no.
  • INCREIBLE!!!, ¿QUÉ MAS?
  • También me di cuenta de que el sufrimiento si sirve para algo…

SIRVE PARA SALIR DE LA ZONA DE CONFORT, SIRVE PARA INICIAR LA BUSQUEDA
PERO NO SIRVE PARA DESPERTAR.

 “EL AMOR ES LO ÚNICO QUE NECESITAMOS PARA DESPERTAR”

  • UFFF!!!, CONTINUA POR FAVOR…

“EL AMOR ES MADRE,

EL AMOR ES DIOS”

  • Dios está en todas partes, incluso en las experiencias difíciles a las que ellos llaman sufrimiento. Y es justamente EL HECHO DE RECONOCER QUE DIOS ESTÁ EN TODO LUGAR Y EN TODO MOMENTO, LA RAZÓN POR LA CUAL LOS ANIMALES SOMOS TAN FELICES. Nosotros no rechazamos nada, no luchamos contra nada, no nos apegamos a nada, no creemos en nada, no etiquetamos nada, no juzgamos nada, EN RESUMEN, NO PENSAMOS Y ELLOS SI.
  • ¿Ahora entiendes a lo que me refería con el Instante Santo?
  • SI, ESO ES OTRA COSA QUE ME ME DI CUENTA. EL INSTANTE SANTO ES ESTAR TAN ABSORTO EN EL MOMENTO PRESENTE QUE NO HAY CABIDA PARA NINGÚN PENSAMIENTO, ESTE INSTANTE SANTO ES DONDE MADRE NOS ABRAZA A TODOS Y ES NUESTRA ELECCIÓN PODER DESCANSAR AQUI Y AHORA O ESTAR PENSANDO EN ALLÁ Y ENTONCES.
  • ¿Y que me puedes decir acerca de las adicciones y los apegos?
  • OHHH!!! Ese tema esta fuerte. Los humanos son adictos a las personas y a las cosas pero principalmente son adictos a los pensamientos. Ellos son esclavos de la mente y no se han dado cuenta de que todos los conflictos que tienen afuera se pudieran solucionar si se dieran permiso de SOLTAR TODO Y DESCANSAR EN LOS BRAZOS DE MADRE. Sin expectativas, sin culpas, sin preocupaciones, solo descansando en este Instante Santo exactamente como es.
  • WOW!!! No hay duda de que tu despertar es mi despertar, GRACIAS, GRACIAS, INFINITAS GRACIAS.
  • Eso es otra cosa que también noté en los humanos. Ellos se creen separados unos de otros, mientras que los animales sabemos que todos somos parte de un todo.
  • INCREIBLE!!!
  • INCREIBLE TODO EL APRENDIZAJE QUE AHORA TENGO GRACIAS A TI MADRE.
  • Como bien acabas de decir, TODOS SOMOS PARTE DE UN TODO y al compartirte me estoy compartiendo también a mi.
  • AHOOOOOOOOO!!!
  • Ahoo?, ¿qué es eso?
  • JAJA, es una palabra que me enseñaron los humanos y que suelen decir cuando alguien dice algo muy sabio.
  • En ese caso…